Cinco palabras

14725696_1174496199325344_8459493450483844861_n.jpg

Te
he
extrañado
cada
día


Tatuaje

ff6aea9620696155b74da07245acde1d

Él tenía la imagen en la cabeza.
Había soñado con ella por siglos
sin encontrar una espalda con la sensualidad anhelada para ilustrarla.
Ella le ofreció la suya,
un día quince.
Pero él nunca encontró los pinceles y las acuarelas precisos
para tatuar aquella espalda rebelde.


55 Aleteos

7ceed0215e-mariposas

Ella le prometió que aquel cumpleaños sería diferente,
sin cake,
sin música,
sin velas.
En desagravio,
llenó su cuerpo desnudo de mariposas
y le desafió.

 


Amor incivilizado

vadin-stein

Cuando se nos acaben
las canciones
de Sabina,
Cabrel
y  Silvio
nos quedará
TOCARNOS
nuestras propias canciones.


Tocar (me)

guitarra

Si vas a tocar, toca!
Pero procura que sea en clave de sol;
porque hay ciertas melodías que, sencillamente,
no están hechas para la oscuridad.


Malas Intenciones

quiero

Quiero gritarte que te pierdas de mi esencia, de mis mañanas, de mis madrugadas
que me olvides, que te olvides
que esas calles no tendrán más tu color
ni mi aire tu olor.

Quiero gritarte que respires a kilómetros de mí,
que mi nostalgia no te pertenece
que me iré a otro camino donde otra mano, más fuerte que la tuya, sostenga mi futuro.
Quiero gritarte que mi arcoiris no necesita de tu sol
que mi lluvia es inconforme y tú eres muy poco para ella.

Quiero gritarte que mi espalda ya no te pertenece
que he olvidado los retos, los orgasmos, las fotos (aquellas atrevidas que tomaste por primera vez en tu desordenada vida)
que las 6:40 am es una hora común, sin más significado que el amanecer;
que el jazz solo me gusta porque es una excelente música
y que esa aula abandonada, al final del pasillo, es solo un recuerdo más.

Quiero gritarte que subí los tres pisos- por la escalera-
y los bajé- en el elevador-
y estuve allí, junto a la ventana
pero el paisaje fue mudo.
Que me senté en nuestra mesa- la de la esquina-
y las piñas coladas sabían incluso mejor sin ti
y de regreso, me detuve en nuestra esquina
me senté en aquel muro donde tantas veces me desarmaste
y solo sentí el vacío.

Quiero gritarte que ni una sola de mis palabras te pertenece ya
que escribo y no es para ti

Quiero gritarte…
pero sigo escribiendo.


Un trío

cortinas

Ella sabía que beberse sus textos sería el clímax del clímax,
pero no tembló.

Al final, le propuso hacer un trío: él, ella, la coma.
(de fondo, las cortinas)


A %d blogueros les gusta esto: