Una tarde cualquiera

gia-y-amaranta

Para Amaranta de los Andes,
por aquella tarde…

Esa tarde, de “deporte”, complicidad, amor y tantas cosas de este y otros mundos…
aprendí que el corazón tiene más de cuatro cavidades….
que la sangre más escapes que venas y arterias
que hay otros tantos hemisferios celebrales
y tantos más ojos y oídos
orificios, brazos, piernas, dedos….!para qué!
prolongaciones pelvianas
lenguas, alientos, reservas.

Aquella tarde de limonada y balcón,
de ver caer el sol por donde otros no pueden…
aprendí que a un único almanaque
nunca le alcanzarán los nacimientos,
las muertes transeúntes
los secuestros de ansiedades por apuestas y mentiras,
las canas por nacer
o por morirse (da lo mismo),
en otros más que los gastados puntos cardinales.

Aquella tarde, cómplice, voraz, desnuda, poética, erótica,
aprendí que todo número aprendido de memoria es puro convencionalismo
pero no aprendí a contar…

Aquella tarde, en que se nos fue el tiempo, “hablando contigo de mí”
(y de ti, y de él, y de tanto)

para intentar…..desaforadamente, construir el “porvenir-c”,
lo mejor que hicimos….fue sentarnos cerca, cruzar nuestras piernas… cerrar los ojos

y escuchar la música que “M” nos regaló
mientras el mundo giraba a nuestros pies.

Anuncios

Acerca de Gia

Toma de mí, todo... Ver todas las entradas de Gia

One response to “Una tarde cualquiera

Quiero conocer tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: