Infidelidad

foto-arte-blanco-negro-25

Todo era (o parecía) perfecto.
El tono de la puesta de sol, el azul blanco arremolinado del mar, el silencio de la tarde.
Ella lo besaba febrilmente, con labios hambrientos.
Él se adueñaba con sus manos de cada gota de sudor de su piel.
Se podía oler su humedad-la de ella-
e incluso imaginar la voracidad de su erección-la de él.
Todo era  (o parecía) perfecto.
La música que servía de fondo al banquete de esos dos cuerpos
convertidos en una sola sombra…
Solo no logré comprender, Amaranta,  por qué,
mientras ella se deshacía en sus oídos,
él, por encima de su hombro,
no dejaba de mirarme.

Anuncios

Acerca de Gia

Toma de mí, todo... Ver todas las entradas de Gia

Quiero conocer tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: