Tres en línea (OXO)

juego tateti en las medias

De alguna manera, todas las estrategias son diferentes,
y sé que Mario tenía una muy buena,
pero inútil para jugar al OXO conmigo.
Nada sabía Mario de las tardes calientes,
de los aguaceros de verano en La Habana,
de tus manos atrapadas en la red de mis medias,
del sudor de tu sien, extraviada en la dulce agonía de mis muslos.
Sí,  allí mismo, en mis muslos,
donde siempre es agosto cuando te huelo,
donde tú dibujas ceritos y cruces con tu lengua
intentando que nadie más se atreva a ganar este juego
cuyo premio es que mi cuerpo llueva, se precipite, se escurra entero
por,  junto, cerca, dentro
de tu boca.

Anuncios

Acerca de Gia

Toma de mí, todo... Ver todas las entradas de Gia

Quiero conocer tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: