Ensayo de poeta

nalgas
Dice que se despierta conmigo entre sus piernas
y me escribe;
se aventura a escribirme solo porque se lo he pedido a gritos.
-“Me atrevo, aunque me cueste la vida”
Teme por sus demonios, sin saber son más míos que suyos,
aunque ni siquiera sepa cómo ni cuándo se metieron tan dentro.

Inocente de él:
no sabe que esta libertad de los sentidos exige que no use tinta;
precisa que vuele, que cante, que muerda,
y que el único lienzo posible para su ensayo de poeta,
sean mis nalgas.
Anuncios

Acerca de Gia

Toma de mí, todo... Ver todas las entradas de Gia

Quiero conocer tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: