Vino, por hoy

acostada con copa

Hoy no hubo café,
ni siquiera pude mirar hacia la puerta de aquel lugar sencillo donde quizás, casi sin pensarlo
me regalaste la primera mirada diferente.

Hoy no hubo café
ni besos
ni ojos desnudándome mientras la puerta se cierra tras de mí.

Hoy sólo subí, abrí, entré, miré, cerré y me fui.

Por suerte, en la esquina cómplice quedaba algo de tu olor tóxico,
que junto a  tu sonrisa dibujada en un papel diminuto
y la copa de vino que siempre me dejas servida como reserva,
aplacaron un poco mi nostalgia.

Anuncios

Acerca de Gia

Toma de mí, todo... Ver todas las entradas de Gia

Quiero conocer tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: