Frutas… en el café

A ella no le gustaba hacer café
y aquella tarde hacía un calor épico,
de esos que sugieren más una limonada que la arómatica infusión.
Pero ella tenía sed…
una sed inmensa de momentos de besarle;
y encontró la forma de compartir con él
la frescura de las frutas
atrapadas allí
en la sugerente taza.

 

Anuncios

Acerca de Gia

Toma de mí, todo... Ver todas las entradas de Gia

Quiero conocer tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: