Archivo de la etiqueta: certezas

Música de 2

“…qué poco es todo”

Esa que emerge
aleatoriamente
en mi playlist,
controlado
por ti.

Anuncios

Tomar (te)

Que no,
que no puedes marcharte a las 3 de la tarde,
porque es la hora
del té.


Señales

dos-manos-blanco-y-negro

Apaga la luz, cierra los ojos
se sienta en la cama con las piernas cruzadas, desnuda y palpitante,
esperando a que él llegue, con esa paz oceánica,
a aplacar ese calor que casi duele.

Pone el dorso de la mano sobre su frente
y puede predecir su sonrisa junto a la frase que se ha convertido en una realidad juguetona: “siempre estás hirviendo”

Mira ese dichoso fragmento de sábana que quedó impregnado de sus olores y sudores compartidos,
tensa los brazos, se agarra del hierro,
busca entre sus recuerdos su mirada desafiante y su actitud mandona,
la dulce agonía de sus labios le avisa de la imperante necesidad de que llegue
y le aciclone lo segundos de éxtasis.

Abre los ojos,
todo allí son señales suyas,
así que, decidida, envía las de ella.


Defying gravity

screen-shot-2013-01-21-at-10-31-18-am

“It’s time to try,
Defying gravity”

Cinco (meses, años, siglos) después
y amanece de nuevo.
Y estamos allí, dondequiera que sea, juntos.
Allí, aquí, en ese pedacito de eternidad que ya es nuestro.
Saciando la eterna necesidad de acariciarnos,
chuparnos, abrazarnos, libarnos, besarnos lamernos, amarnos.
Yo, con el pelo arremolinado,
tú, intentando averiguar-aún- el origen del calor constante de mi piel.
Yo, con los ojos llenos de tu brillo.
Tú, con las manos repletas de mis humedades.

Juntos, pusimos el mundo de cabeza, la vida sobre el mundo,
y logramos desafiar la gravedad.


Lucifer

mujer llave, mujer cerradura, cerradura, mujer desnuda, mujer blanco y negro

La locación es tu cuerpo.
Cada cruce de sus calles, cada avenida, cada rotonda. Incluso cada espacio donde sentarse a recuperar el aliento para seguir…
Solo déjame la llave bajo la alfombra de la entrada, y treparé tus trenzas.


Casa… tomada

casa

Dice que quiere arreglar la escalera de mi casa,
y subir a lo alto.
Y yo insisto:
comencemos por el piano.


Réquiem para un boceto

boceto

Porque las alas crecen con la distancia
y es tu voz la que me hace saltar del papel.


A %d blogueros les gusta esto: