Archivo de la etiqueta: conversación

Tatuaje

ff6aea9620696155b74da07245acde1d

Él tenía la imagen en la cabeza.
Había soñado con ella por siglos
sin encontrar una espalda con la sensualidad anhelada para ilustrarla.
Ella le ofreció la suya,
un día quince.
Pero él nunca encontró los pinceles y las acuarelas precisos
para tatuar aquella espalda rebelde.

Anuncios

Amor incivilizado

vadin-stein

Cuando se nos acaben
las canciones
de Sabina,
Cabrel
y  Silvio
nos quedará
TOCARNOS
nuestras propias canciones.


Malas Intenciones

quiero

Quiero gritarte que te pierdas de mi esencia, de mis mañanas, de mis madrugadas
que me olvides, que te olvides
que esas calles no tendrán más tu color
ni mi aire tu olor.

Quiero gritarte que respires a kilómetros de mí,
que mi nostalgia no te pertenece
que me iré a otro camino donde otra mano, más fuerte que la tuya, sostenga mi futuro.
Quiero gritarte que mi arcoiris no necesita de tu sol
que mi lluvia es inconforme y tú eres muy poco para ella.

Quiero gritarte que mi espalda ya no te pertenece
que he olvidado los retos, los orgasmos, las fotos (aquellas atrevidas que tomaste por primera vez en tu desordenada vida)
que las 6:40 am es una hora común, sin más significado que el amanecer;
que el jazz solo me gusta porque es una excelente música
y que esa aula abandonada, al final del pasillo, es solo un recuerdo más.

Quiero gritarte que subí los tres pisos- por la escalera-
y los bajé- en el elevador-
y estuve allí, junto a la ventana
pero el paisaje fue mudo.
Que me senté en nuestra mesa- la de la esquina-
y las piñas coladas sabían incluso mejor sin ti
y de regreso, me detuve en nuestra esquina
me senté en aquel muro donde tantas veces me desarmaste
y solo sentí el vacío.

Quiero gritarte que ni una sola de mis palabras te pertenece ya
que escribo y no es para ti

Quiero gritarte…
pero sigo escribiendo.


Ella no sabe

ciudad 1

“Tú me recuerdas las calles de la Habana Vieja” (SR)

Ella no sabe…
que mientras duerme
tú y yo nos rompemos en historias
desafiando cualquier límite
real, geográfico, espiritual, imaginario.

Ella no sabe, (¿o sí?)
pero mientras añora tus pies desandando su piel
tú lames mis aceras
cubriéndolas de lascivia.

Ella no sabe (¿o sí?)
pero mientras te busca, sueña, reclama
tú te pierdes por todas mis esquinas
náufrago de caricias
y me conquistas.

Ella-la ciudad-no sabe
de este romance tibio entre tú, yo y el tiempo nuevo.


Venganza

PARTIR

Te prometo que, antes de irme,
solo voy a decirte que te quiero, que seré tuya por siempre
en esa casa verde y descolorida que tanto nos gusta.
Te prometo que, antes de irme,
dejaré que me libes,
justo en medio de esa imagen que taladra tu cerebro desde el primer contacto,
o incluso antes,
cuando solo era mi cuerpo entre las sábanas de tu imaginación.
Te prometo que, antes de irme,
haremos el amor salvaje y dulcemente
volveré a gritarte, golpearte, perderme en tu olor tenebroso
y llegaremos a los 42,
haré un mapa en tu espalda
y hasta te devolveré las fotos perdidas.
Te prometo que,
antes de irme
no habrá nadie a quien ame más.
Y también te prometo
que me iré.


La guerra de los mundos II

aleksandra_women_black_and_white_11Le confesó que aquel libro había sido su más cercana incursión al singular planeta rojo.
Él era de este mundo, terrenal, racional,
donde incluso la pasión debe tener cierto orden lógico.
Pero no contó con encontrar una marciana en la tierra,
que le invadió los sentidos y le invitó a conquistarla.
La obra maestra de Wells fue olvidada.


Casa… tomada

casa

Dice que quiere arreglar la escalera de mi casa,
y subir a lo alto.
Y yo insisto:
comencemos por el piano.


A %d blogueros les gusta esto: