Archivo de la etiqueta: distancias

Venganza

PARTIR

Te prometo que, antes de irme,
solo voy a decirte que te quiero, que seré tuya por siempre
en esa casa verde y descolorida que tanto nos gusta.
Te prometo que, antes de irme,
dejaré que me libes,
justo en medio de esa imagen que taladra tu cerebro desde el primer contacto,
o incluso antes,
cuando solo era mi cuerpo entre las sábanas de tu imaginación.
Te prometo que, antes de irme,
haremos el amor salvaje y dulcemente
volveré a gritarte, golpearte, perderme en tu olor tenebroso
y llegaremos a los 42,
haré un mapa en tu espalda
y hasta te devolveré las fotos perdidas.
Te prometo que,
antes de irme
no habrá nadie a quien ame más.
Y también te prometo
que me iré.


Debajo del cielo, encima del mundo

sensualidad_thumb[3]

Ellos saben que no hay distancia posible entre una mariposa y el jardín de sus labios,
que los latidos están vivos en cada latitud donde comparten sueños y nostalgias.

Que en cualquier esquina del tiempo y de la geografía donde existen
están pensándose, acariciando sus mejillas,
saboreando la dulce panacea de sus dedos mojados dibujando el deseo,
deshaciéndose en cada abrazo compartido.

Ellos saben,
se escuchan, se sienten…
!lo suficiente para seguir soñando con inundarle a la vida cada segundo!

 


Náufrago

mujer-compuesta-de-rosas

Como el polen, su olor se esparce por el aire caliente de la tarde
y no puede evitar respirar.
Ella sabe que la ha mirado a los ojos y ha visto el futuro,
pero se mantiene distante, capaz de magnetizar cada movimiento.
Él, expectante… buscando como náufrago la tierra de su torso a la vista.

Su torso (el de ella) es un destino incalculado, insospechado.
No hay brújula posible para encontrarlo,
no hay mapa, ni sexantes,
no hay barcos para llegar hasta esa isla-por ahora-

Sólo la lucidez…la ingravidez de las palabras,
desnudas,
sin lencería,
servirán para que él- a riesgo incluso de naufragar-
se atreva a navegar camino a ese torso (el de ella)
desde sus manos (las de él)
convertidas en mástiles
para las velas inmensas de sus labios.


Mensaje de una mujer rebelde

Rebelde

Iba a escribirte un mensaje profundo,
pero me perdí en el momento en que confesaste que ibas a bañarte,
y me dio una envidia inmensa de tus manos, de tu ducha, !de ti!
Me encontré en medio de estas paredes,
húmeda, inquieta, anhelante
esperando tu mirada y nuestros jadeos.
Es una injusticia esto de irte a bañar, una vez más, sin mí.
Mierda de distancia.


El Este

f99e5f091becdac4900bd9b09a9e58cd

Le regalé mi rosa de los vientos…
!total!
ya no hay manera de encontrar el Este,
sin él.


Disciplina

11412285_1458213284478417_5072466288308026680_n

Me dijo que necesito ser “disciplinada”
y yo lo complací…


Entender a Eva…

tentación
Y saber que solo tú puedes controlar
esta crisis hormonal,
aunque sea desde la irremediable distancia.


A %d blogueros les gusta esto: