Archivo de la etiqueta: ella

Con hambre atrasada

sensual red lips

“Me besó sin pedir permiso y a mí me pareció la gloria”

Ella le devolvió
el beso
con toda la pasión
que cabe
en la lágrima
de una Bodoni.


55 Aleteos

7ceed0215e-mariposas

Ella le prometió que aquel cumpleaños sería diferente,
sin cake,
sin música,
sin velas.
En desagravio,
llenó su cuerpo desnudo de mariposas
y le desafió.

 


La guerra de los mundos II

aleksandra_women_black_and_white_11Le confesó que aquel libro había sido su más cercana incursión al singular planeta rojo.
Él era de este mundo, terrenal, racional,
donde incluso la pasión debe tener cierto orden lógico.
Pero no contó con encontrar una marciana en la tierra,
que le invadió los sentidos y le invitó a conquistarla.
La obra maestra de Wells fue olvidada.


¿Anónimo?

ccf4e3e7b5a0827853244358656130f0

Anónimo comenta lo que escribo, y le cuento a no-anónimo.
No-anónimo increpa: Dile que llegó tarde, que me robé su corazón (el de Gia)
Gia responde: eso no es cierto.
No-anónimo añade: sí, el corazón de Gia es demasiado libre para eso…
Gia: no, es que Gia es un personaje de ficción, tú te robaste el corazón de quien escribe, de la persona real: el mío.
No anónimo responde: sí… robar, un corazón, un alma vulnerable ante semejante avalancha de sensaciones.. un delito propio de los dioses.. de los mortales, esos que creen errar, pero que realmente no saben lo que es latir al compás de una flecha, de una imagen, de la esencia misma de mujer, de Gia dibujada y tú terrenalizada… soy rico, decidí usurpar un tesoro, se resistió a mis manos, a mis entregas, a mi osadía… la enfrenté temerario, mi pecho desnudo, mi alma otro tanto, mi mente…mi daga, mi verbo… mi escudo… y apenas luego un atisbo de victoria sentenció mi cruzada… hoy las cadenas circundan mis muñecas y tobillos, no siento el peso de sus eslabones, la herrumbe no me consume…soy inmune… poseo el anticorrosivo mágico de cuatro letras intensas…


Pronombres posesivos

era suya

Él era suyo (de ella)-decía;
pero estuvo todo el tiempo que duró nuestro encuentro,
cristalizado en su sonrisa
varado-como un náufrago- sin fortuna, sin barco, ni mapa;
vagando entre su corazón y el alma de mis caderas
entre su cuerpo insuficiente y mi libertad a flor de piel.

De día, me confesaba que no podía seguir otra luz que la de mis ojos
así como mi Casiopea se convertía en la reina de sus madrugadas cuando,
hormonalmente, la miraba (a ella) de reojo,
y evocaba las estrellas de mi insensatez para poder elevar aquel pedazo de su ser a lo más alto
y conducirla- compromiso ineludible- (a ella) al éxtasis,
ese que en realidad nacía de la química entre mi adrenalina y su razón.

Él era suyo (de ella)- creía;
pero su boca solo podía besar cuando olía la mía.


Conocimiento compartido

ojos vendados

Ella sabe que su voz (la de él) se mete por dentro de sus labios (los de ella) como si quisiese alcanzar la humedad que le despierta.
Ella sabe que solo sentir ese sonido es suficiente para que cada poro se enerve y cante al compás de su respiración (la de él) aunque sea al otro lado de la línea. (Bendito Bell).
Ella sabe de la lujuria que se enciende en sus sinapsis (las de ella) mientras siente su olor (el de él)-aún a Km de distancia).
Ella sabe de su erección (la de él) que ahora mismo acariciaría, mordería, bebería…hasta que su orgasmo emergiera arrasante.
Ella sabe que su cuerpo le llama a gritos…

Pero lo mejor, lo más sublime…
es que él también sabe!!


A %d blogueros les gusta esto: