Archivo de la etiqueta: memoria

Tomar (te)

Que no,
que no puedes marcharte a las 3 de la tarde,
porque es la hora
del té.

Anuncios

Malas Intenciones

quiero

Quiero gritarte que te pierdas de mi esencia, de mis mañanas, de mis madrugadas
que me olvides, que te olvides
que esas calles no tendrán más tu color
ni mi aire tu olor.

Quiero gritarte que respires a kilómetros de mí,
que mi nostalgia no te pertenece
que me iré a otro camino donde otra mano, más fuerte que la tuya, sostenga mi futuro.
Quiero gritarte que mi arcoiris no necesita de tu sol
que mi lluvia es inconforme y tú eres muy poco para ella.

Quiero gritarte que mi espalda ya no te pertenece
que he olvidado los retos, los orgasmos, las fotos (aquellas atrevidas que tomaste por primera vez en tu desordenada vida)
que las 6:40 am es una hora común, sin más significado que el amanecer;
que el jazz solo me gusta porque es una excelente música
y que esa aula abandonada, al final del pasillo, es solo un recuerdo más.

Quiero gritarte que subí los tres pisos- por la escalera-
y los bajé- en el elevador-
y estuve allí, junto a la ventana
pero el paisaje fue mudo.
Que me senté en nuestra mesa- la de la esquina-
y las piñas coladas sabían incluso mejor sin ti
y de regreso, me detuve en nuestra esquina
me senté en aquel muro donde tantas veces me desarmaste
y solo sentí el vacío.

Quiero gritarte que ni una sola de mis palabras te pertenece ya
que escribo y no es para ti

Quiero gritarte…
pero sigo escribiendo.


Venganza

PARTIR

Te prometo que, antes de irme,
solo voy a decirte que te quiero, que seré tuya por siempre
en esa casa verde y descolorida que tanto nos gusta.
Te prometo que, antes de irme,
dejaré que me libes,
justo en medio de esa imagen que taladra tu cerebro desde el primer contacto,
o incluso antes,
cuando solo era mi cuerpo entre las sábanas de tu imaginación.
Te prometo que, antes de irme,
haremos el amor salvaje y dulcemente
volveré a gritarte, golpearte, perderme en tu olor tenebroso
y llegaremos a los 42,
haré un mapa en tu espalda
y hasta te devolveré las fotos perdidas.
Te prometo que,
antes de irme
no habrá nadie a quien ame más.
Y también te prometo
que me iré.


Ausencia relativa

50-sombras-de-grey

Llegué tarde…pero mi ausencia es relativa. La culpa la tienen tus manos, que amanecieron jugando con mi entrepierna,
mientras tú, tranquilamente, esperabas por mis labios.
Terrible y delicioso este juego de ser penetrada…en tu relativa ausencia,
sobre todo porque olvidaste desatarme al despedirte.


De pronto…

rosa

Quisiera contarlas, besarlas, lamerlas
dice mientras cumple con su promesa de traspasar la foto, y descubre las huellas del sol en mi cara.
De pronto, como si no importase nada más en el mundo,
ellas se han convertido en el mejor reflejo de esa luz que viene de sus ojos,
de su mirada que arranca secretos
y que me hace sentir su latido dentro de mi pecho.
De pronto, estoy respirando, de nuevo.


Primer plano

espalda mía

Su primera caricia
fue una imagen
llena de mariposas azules.

Para el primer beso
pintó con acuarela mi espalda
y la convirtió en unicornio.

Su primer abrazo
desafió al calor del sol
y opacó el frío de aquel banco de mármol.

Entonces supe que nuestro primer orgasmo
llegaría mientras jugaba
con las luces del amanecer,
a capturarme dentro de su cámara.


Samba triste

piano

Todavía puedes poner la primera falange
de tus dedos sobre mí
y mis luces se encienden.
Mi carne hirviente aún te busca:
espera que despliegues lentamente la partitura-
con esa calma que electriza-
y me hagas sostenerla para tener mis manos ocupadas,
porque me has prohibido tocarme, a pesar de que sabes que me gusta.

Mientras te corres como agua entre mis muslos,
y me apagas, y me inundas, y me obligas a estar quieta
alguna vez quieta, en este mundo;
me miras, con esos ojos que se disputan con tus labios
mis olas tempestuosas.

Tensas mis cuerdas, las lubricas con cuidado de anticuario,
y sin más auditorio que la lluvia,
los niños gritando en el parque y los ruidos de la avenida,
tomas mi cuerpo
para hacer un homenaje a Eliane Elias,
en plena Calle 54.


A %d blogueros les gusta esto: