Archivo de la etiqueta: sensualidad

Cuestión de fe

Pero de eso se trata:
del delicioso egoísmo
de verte danzar
en la cuerda floja
de un primerísimo “primer plano”


Un trío

cortinas

Ella sabía que beberse sus textos sería el clímax del clímax,
pero no tembló.

Al final, le propuso hacer un trío: él, ella, la coma.
(de fondo, las cortinas)


¡Wow!

línea erótica

Si te dejo acceder a mi línea erótica
¿me aseguras que te saldrás de la raya?


Fuga

d606b6ce8252[1].jpg

Ella le prometió que le regalaría ese momento
Esa primera vez nunca experimentada.
En la luna, en otro mundo, en el rincón más pequeño.
bastaba con que él estuviera allí para, simplemente,
emborracharla,
de luz.


Debajo del cielo, encima del mundo

sensualidad_thumb[3]

Ellos saben que no hay distancia posible entre una mariposa y el jardín de sus labios,
que los latidos están vivos en cada latitud donde comparten sueños y nostalgias.

Que en cualquier esquina del tiempo y de la geografía donde existen
están pensándose, acariciando sus mejillas,
saboreando la dulce panacea de sus dedos mojados dibujando el deseo,
deshaciéndose en cada abrazo compartido.

Ellos saben,
se escuchan, se sienten…
!lo suficiente para seguir soñando con inundarle a la vida cada segundo!

 


Defying gravity

screen-shot-2013-01-21-at-10-31-18-am

“It’s time to try,
Defying gravity”

Cinco (meses, años, siglos) después
y amanece de nuevo.
Y estamos allí, dondequiera que sea, juntos.
Allí, aquí, en ese pedacito de eternidad que ya es nuestro.
Saciando la eterna necesidad de acariciarnos,
chuparnos, abrazarnos, libarnos, besarnos lamernos, amarnos.
Yo, con el pelo arremolinado,
tú, intentando averiguar-aún- el origen del calor constante de mi piel.
Yo, con los ojos llenos de tu brillo.
Tú, con las manos repletas de mis humedades.

Juntos, pusimos el mundo de cabeza, la vida sobre el mundo,
y logramos desafiar la gravedad.


La guerra de los mundos II

aleksandra_women_black_and_white_11Le confesó que aquel libro había sido su más cercana incursión al singular planeta rojo.
Él era de este mundo, terrenal, racional,
donde incluso la pasión debe tener cierto orden lógico.
Pero no contó con encontrar una marciana en la tierra,
que le invadió los sentidos y le invitó a conquistarla.
La obra maestra de Wells fue olvidada.


A %d blogueros les gusta esto: