Archivo de la etiqueta: yo

No mercy

ella de espalda

Si la libertad y las ansias de besar tuvieran nombre,
quedarían huérfanas durante todo ese tiempo en que no estás a mi lado, en que no estoy cerca de ti.

Si la naturaleza acaso se atreviera a cambiar la lluvia por algún otro ingenioso invento,
yo solo aceptaría la humedad de tus manos, temblando alrededor de las mías,
dibujando un arcoiris de deseo en la curva de mi espalda devorada por tus ojos, mientras mis caderas se deshacen contigo dentro.

Ya no hay días, la semana solo comienza cuando tú amaneces, y el calendario se vuelve torturante cuando camino por las calles del Vedado que no se sienten igual sin tus pasos, juntos  a los míos.

¡Ladrón! Pienso en cómo llamarte y salta esa voz desde el infinito; porque te has apropiado de mis luces, mis fuegos,
mi correr por aprisionar tu cuello entre mis labios (estos) y tu lengua entre mis labios (aquellos).

Y aún te atreves a decirme que estás desesperado, por romperme el alma… ¿más romper?… !más?…

Anuncios

Calefacción oral

9da3db988ea4fd2912dd66378fb75adb

-Quiero besarte en un lugar oculto- dijo dulcemente-
y separó mi piel del zapato.
Nunca más he tenido frío
en los pies.


Paris vaut bien une messe

Esa imagen tuya bien vale un poema
-me dijo-
segundos antes de irme a la ducha.


Tener que decirte que…

2015-08-20 07.31.00

Te tengo ahí,
en la punta de tu dedo,
en mi espalda
bebiéndote,
a plena luz.

Con-texto

wpid-img_111472484319920

Él necesitaba definiciones
así que lo invité a leer
juntos
el diccionario.


Cinco palabras

14725696_1174496199325344_8459493450483844861_n.jpg

Te
he
extrañado
cada
día


Ella no sabe

ciudad 1

“Tú me recuerdas las calles de la Habana Vieja” (SR)

Ella no sabe…
que mientras duerme
tú y yo nos rompemos en historias
desafiando cualquier límite
real, geográfico, espiritual, imaginario.

Ella no sabe, (¿o sí?)
pero mientras añora tus pies desandando su piel
tú lames mis aceras
cubriéndolas de lascivia.

Ella no sabe (¿o sí?)
pero mientras te busca, sueña, reclama
tú te pierdes por todas mis esquinas
náufrago de caricias
y me conquistas.

Ella-la ciudad-no sabe
de este romance tibio entre tú, yo y el tiempo nuevo.


A %d blogueros les gusta esto: